miércoles, 11 de abril de 2018

Un Retazo de Tiempo



El otoño se oculta en la ciudad sin nombre
Y hay un leve destello de luz entre los álamos.

Mi ventana es un mundo abierto a lo posible
Y el paisaje parece bañado por los árboles.

Veo un tono castaño haciendo de escenario
Mientras tanto una hoja se derrumba en el patio.

No siento por ahora demasiada nostalgia
Estoy solo en mi casa y tengo un vino a mano

Sin embargo el recuerdo es una luminaria
Y una llama que marca los sueños que pasaron.

Mi imagen está fija en el bruñido espejo
Mi pelo brilla inmerso en un cielo de canas.

La realidad es hoy un futuro perplejo
Y solo incertidumbre llevo anclada en el alma.

La luz de los recuerdos no obstante me acorrala
Imágenes dispersas de un pasado impreciso

Redes donde se guardan ciertos húmedos labios
Bocas que fueron mías hace ya mucho tiempo.

Viajes donde buscaba conocer bien quién soy
Fotos descoloridas de lejanos paisajes.

Todo es un torbellino pero lento y extraño
Y en el medio del centro tu lejana mirada.

Me acerco a la ventana a ver el panorama
Hoy la melancolía se ha vuelto desolada.

Es una antigua fiesta, parece una quimera
Repleta de ilusiones de tiempos que se fueron.

Y hacia adelante nada. Sólo un leve horizonte
Vacío de proyectos y con gusto a resaca.

Así se fue la vida sin que me diera cuenta
Veloz como un destello que no tiene sentido

Con la muerte parada en un viejo baldío
Vigilando mis pasos por las calles del barrio.

Me he vuelto lo confieso, perito en desengaño
Sin futuro y sin verbo nada habrá de salvarme.

Todo fue un espejismo fugaz, yo no me engaño.
O acaso haya pasado como si fuera un sueño.

Solo quedan vestigios y un retazo de tiempo
Y aunque no sepa cómo, debo aprender a usarlo.


©2018

14 comentarios:

  1. ¡Genial Nes! Hay un dolor que parece contenido y hasta moderado pero a la vez intenso. Me ha gustado mucho el poema, te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlita, siempre sos muy amable.

      Eliminar
  2. Melancólico y dolorido. Muy bonito. Me ha encantado ese "futuro perplejo ".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno Marta. Siempre me alegra verte por el blog. Acerca de "perplejo", siento que de verdad es así. La vida por momentos te enfrenta ante lo imprevisible y uno siente que está confuso y desconcertado y no sabe bien lo que debe (o quiere) hacer. Gracias por tu visita.

      Eliminar
  3. Que ritmo increíble que se siente al leer el poema. Lo leí dos veces. Gracias Néstor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te haya gustado. Dos veces gracias. Un beso.

      Eliminar
  4. "A veces me aparezco en tu altivez urbana, Y yo -debo aceptarlo- no sé qué coentarte." SUBLIME. Te requiero. SOFIAMA

    ResponderEliminar
  5. Bueno, gracias Sofy por citarme y visitar el blog. El sentimiento es recíproco.

    ResponderEliminar
  6. Buen poema, aunque me resulta demasiado melancólico, todavía queda mucho por delante

    ResponderEliminar
  7. Muy intenso y melancólico Nestor. Vivir y recordar, si no se vive no se puede recordar, se trata de acumular recuerdos viviendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Conxita. Sabrás que he leído tu comentario mientras cruzaba la frontera entre Uruguay y Brasil. No he querido dejar de mencionar la circunstancia. En especial por este mundo tan particular en que hoy vivimos.Ni bien regrese a Buenos Aires y a mi (querida?) rutina seguramente habré de ponerme al día. Un cariño grande. Ojalá disfrutes de una bella primavera

      Eliminar
  8. Néstor, ¡qué maravilla! ¿cómo se hace un poema así? Hay tanto no dicho, detrás de las palabras, que ponés al lector al borde de su propio abismo, para que ponga lo que falta. Es una delicia pasar los ojos por cada verso como si fuese una melodía dulce, y sin embargo, es doloroso, tremendamente amargo, porque uno reflexiona, y piensa en el tiempo fugaz en que se recorre una vida. La capacidad de conmover por medio de la poesía está intacta. Es un lujo leer un poema de esta calidad literaria. Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ariel. Tengo la suerte de poder acometer la poesía sin que el Consejo Universal de Las Musas disponga meterme preso o al menos silenciarme para siempre. El verso alejandrino tiene musicalidad, es cierto. Estoy armando en los ratos libre un libro de poemas al que llamaré "Precipicio". Mientras tanto subo algunos al blog. Me he pasado el último mes viajando pero hoy lunes, de nuevo en Baires. Vuelve la vida "normal" (creo). Un abrazo.

      Eliminar