domingo, 19 de mayo de 2019

Video Club




Calle Blandengues
Corazón derretido por tu anatomía
Túnel increíble, autos muy veloces
Postre de crema
Video Club.

Respiración agitada
Amor imposible
Recuerdos marcados por  la juventud.

Vagina incandescente
Y pezones de marrón multicolor.
Helado de frutilla
Video Club.

Calle Echeverría
Corazón de mi  alma
Temblor en las manos
Tu cuerpo de luna
Rocky 4
Video Club.

Sexo de parado
Contra la pared
Whisky sin hielo
Alucinaciones.
Amor desesperado
Brillante polvo blanco
Sentimiento loco
Video Club.

María Laura
Incomparable
Sol de mi vida

Video Club.


©2019

lunes, 13 de mayo de 2019

La Voz



Confieso que una noche escuché la voz.

Una noche en que estaba sólo y llovía.

La voz me dijo entonces:
Regresa en cuanto puedas a tu barrio
Camina por sus calles
Mira cada sombra de los árboles
Observa cada fachada.
Pisa cada baldosa y sostén cada mirada.

Confieso que una noche escuché la voz.

Una noche que llovía en Larraya y Bilbao.

La voz me dijo entonces:
Ve a la casa donde vivieron tus amigos
Toca la campana de bronce de la escuela
Descubre algún mensaje en la pared abandonada
Y come un gran helado de chocolate y fresa.

Confieso que una noche escuché la voz.

Y entre tanta tiniebla la voz insistió

Cuando estés solo – dijo –
Cuando te alejes de aquellos lugares que tanto amabas
Y cuando vuelva a llover en la calle cortada
Conserva el recuerdo de esos años felices
Que el tiempo se llevará del cualquier modo.

Nunca sabrás ni la extensión ni el sentido.

Nunca sabrás cuando se termina todo.

©2019

sábado, 4 de mayo de 2019

Razones para vivir


¿Razones para vivir?
(Me dijiste aquella tarde)
El sexo, la música, el vino y el mar,
Manhattan, Venecia y Buenos Aires.

El sol destellaba en tu pelo
Y el viento te cruzaba la cara.

Sin dudas que ya no necesito engañarte.
Murmuraste,
Porque te he dejado de querer hace muchos años.

Estabas hermosa, aunque algo otoñal.
Bella
Y perfilada en la cubierta del barco
Que cruzaba el Río de la Plata.

Y yo te vi en ese momento
Atrapada en toda tu impiedad y no quise contestarte.

El mar dulce del estuario
Reflejaba ese pendiente que tan bien te quedaba.

Las nubes escapaban hacia el norte y yo me fui
Vencido y sin besarte.

Un extraño acorde de nota final circulaba en el aire.

¿Razones para vivir?
(Me dijiste aquella tarde)
El sexo, la música, el vino y el mar,
Manhattan, Venecia y Buenos Aires.


©2019

viernes, 26 de abril de 2019

Irrealidad


La tibia quietud de la noche invade la soledad de mi casa. Guy Williams me saluda y yo le contesto "¡Hola Zorro!". Hay un par de whiskys entre los dos en la barra del bar de La Recoleta. "Yo no soy el puto Zorro”, me contesta en inglés y entonces sonrío. Lo recuerdo buen mozo, indefenso y querible. Sus ojos chispeaban en la tarde porteña mientras movía el hielo del whisky con el dedo índice de su mano izquierda. Me dijo que Argentina le gustaba mucho. "En realidad me gusta Buenos Aires -agregó- aquí hay mucho de irrealidad y eso me gusta". Charlamos un largo rato. Yo intenté mejorar mi inglés pero él insistió en hablar en castellano. Tenía un leve acento por supuesto, pero a veces incorporaba algunas palabras del lunfardo. Se había quitado, cuando yo lo conocí, aquel delgado bigote de su personaje legendario y creo, pero no lo sé con seguridad, que luego se lo dejaba crecer cuando necesitaba actuar. Corría el año 1988 y Guy tenía la edad de mi padre, que precisamente había muerto aquel año. Le comenté que un gran amigo mío se llamaba Diego debido a que su madre adoraba el personaje de la serie y entonces él me respondió con una leve sonrisa. Supongo que estaba triste. Creo que era un hombre triste pero naturalmente nunca supe porqué. Y ahora aquí en mi casa y en la tibia quietud de la noche comienzo a entender aquello de la irrealidad. Hay un Universo paralelo y desconocido, hay una realidad secreta. Y yo estoy sólo pero también estoy con Guy, bebiendo un whisky en el bar de La Recoleta.

                                                                                                                    ©2019