lunes, 24 de abril de 2017

Antes no me pasaba



Me cuesta mucho vivir. Antes no me pasaba.

Cada respiración que emprendo, cada propósito que encaro
Es como una meta incierta, horizontal y lejana.


Afeitarme, por ejemplo, a la mañana requiere de mi mayor voluntad.
Me miro al espejo algo extrañado
No sé bien si estoy aquí o estoy allá.
Y además suelo tocarme la cara
Para ver si en realidad soy yo, si lo que sucede es cierto.
Si mi existencia sigue siendo afín al Universo.
Si tengo futuro, aunque esté cansado.


Sé bien que Dios no juega a los dados.
Eso lo dijo Einstein antes que lo diga yo.


Por eso me apuntalo en mis desvelos.
Tomo fuerzas en la vida de mi hija.
En los amores de siempre, los que no me abandonaron.
Me reciclo en cada frase halagadora
En cada sonrisa de mujer que se me acerca
En cada tango.


Soy un porteño imposible, ya lo sé.
De ese modo me han llegado las mañanas y los años
Y el desengaño de lo que no quise
Y de todo lo que sucedió, aunque no me gustara.


Hay una vara que mide mi tristeza,
Y hay un telescopio que enfoca mi carta natal.


Todo es para mí plural
Como una fracción periódica.
Como la serie histórica de algunos de mis fracasos.
Y como el tiempo que paso abrazando la almohada.


Me cuesta mucho vivir, antes no me pasaba.

Tomo nota de los rituales abstractos
De sentarme en mi automóvil  y salir a cualquier parte.


Por eso me aferro a la Internet y a la música de otros años.
A veces voy al cine o a escuchar un concierto en el teatro.
Y otras veces desayuno fuera de mi casa.


Y siempre me pongo a pensar en el fin inexorable
Y en el tiempo que pasa.
Pasa y pasa.

10 comentarios:

  1. El texto tiene imágenes poéticas de altura. Reciclarse positivamente es signo de haber madurado hermosamente. Intuyo que la vida te ha sido plena; y sabes, aferrarse a la memoria es prueba de que lo vívido fue nutritivo para ti como hombre y como SER. ¿Te cuesta vivir? Pues te respondo como me aconsejó un buen amigo: en la vida hay que tener proyectos, sino, estamos fritos antes de llegar a la sartén. Fascinada de leerte porque se me hinchó el alma al hacerlo. Un full abrazo, Néstor tan querido. SOFIAMA .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sofy, corazón. He puesto el corazón en la mano al escribir este poema. Y tú lo has tomado.

      Eliminar
  2. Excelente, Néstor, qué decirte. Es como escuchar el canto peregrino, eterno, que oigo en esta ciudad desde hace tanto tiempo, que recuerdo desde mi niñez, y que a mi también me impregna el alma. Y ese amigo que nos acompaña, que viene con nosotros y, al que un día, no le vamos a poder seguir el paso. Nosotros nos vamos a quedar y el va seguir caminando, como siempre.
    Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ariel, pibe del barrio de Palermo, es tan cierto tu comentario cómo que debajo de la avenida Juan B Justo corre el arroyo Maldonado. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Se te nota triste en estos versos Nes. Espero que te liberes de esa tristeza. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. No necesariamente tristeza Carlita. A veces, si se la puede mantener a raya, no viene mal un poco de melancolía.

    ResponderEliminar
  5. Graciela Di Marco26 de abril de 2017, 9:20

    Te diré algo Néstor. Muchas imágenes vinieron a mi corazón mientras leía tu poema. No sé si tiene tristeza. Puede ser que tenga realidad de la vida.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que una obra literaria no tiene necesariamente que reflejar la realidad Gra. La poesía se distingue de la prosa por eso. Aunque creo que esta que publiqué tiene un poco de ambas cosas. Beso.

    ResponderEliminar
  7. Bueno Néstor. Siempre hay algo de realidad en tus obras. Y sí. Me imagino que el hecho de escribir acerca de tus penas, te ayudará a librarte de ellas. Te entiendo bien ya que siempre me veo un poquito en el espejo cuando te leo. Y es así, el tiempo pasa para todos, y uno lo nota. Trato de vivir el día a día y de tener proyectos realizables. Abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Gracias Guille! Comparto totalmente. Otro abrazo.

    ResponderEliminar